“Mi hijo de 6 años puede hacer eso”.

Cualquier profesional del marketing y branding ha oído eso antes, acerca de un logotipo, línea de etiqueta, ilustración, etc.

La mayoría de las veces, es muy difícil discutir esta opinión. Cuando nos fijamos en el producto final de un diseño de un logotipo, o cuando se lee una línea de la etiqueta final, es probable que sea muy simple, no parece difícil de hacer. Pero eso es medir las cosas mal. No se trata de lo difícil que es crear algo, sino en los que nos ha llevado a esa conclusión y la forma de comunicar la marca y su imagen.

Por ejemplo. Kraft pensó que era una idea divertida el involucrar a sus clientes en el nombramiento de un nuevo producto. Pusieron pequeños frascos con sabor a queso para untar y decidieron que fuese la multitud quién decidiera el nombre para el nuevo producto. Los pequeños tarros volaron de los estantes.

El resultado fue que miles de ciudadanos enviaron sus ideas, y la buena gente de Kraft eligió uno que sonaba como algo que su público objetivo le podía gustar. iextender 2.0.

No voy a entrar en todas las razones por qué esto era una terrible elección, hay un montón de comentarios de todo tipo en los medios de comunicación.. De hecho, un conocido diario informó incluso del hecho que la compañía había decidido retirar el nombre y pensar en uno nuevo.

De lo que estoy más interesado es de cómo llegaron a ese punto. La razón por la que usted no debe dejar que su hijo de 6 años diseñe su logotipo (o el nombre del producto) es que es probable que no esté claro lo que usted está tratando de comunicar,  y cómo usted está tratando de posicionar el producto. Esa es la dificultad en el diseño y la buena imagen de marca; cómo comunicar una idea de la manera más simple, más poderosa.

Cuales son las respuestas a estas preguntas, que debe plantearse el profesional antes de enfocar un posicionamiento de su marca?

¿Cuál es la posición que quiero para mi producto y como quiero que me vea mi público objetivo?
¿Cómo funciona el nuevo producto y si encaja con las cosas que la gente piensa de la marca?
¿Qué necesito para evitar que no se dañe la imagen corporativa?

Sin estos planteamientos, ¿cómo podría una persona poder elaborar un plan de marca sin saber si el resultado será bueno, malo o indiferente?

Haga que sus clientes se involucren de forma divertida con su marca, pero creo que no se puede menospreciar la ardua labor de posicionar un producto.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.